Bienvenidos a un blog con notas semanales siguiendo el proceso electoral en USA y otras noticias de coyuntura internacional.

A menos un día para que los primeros votos  en el proceso electoral para elegir al futuro presidente de los estados unidos sean emitidos, la semana de las noticias electorales, como ha sido la regla durante los últimos meses, es dominada por los actos y pronunciamientos del candidato liderando las encuestas de los republicanos: Donald  Trump.

La enorme atención que Trump genera hace que cada una de sus acciones y ataques, que puede desatar con el simple tecleo de un par de tweets,  sea enormemente cubierto por los medios. El estruendo mediático, combinado con el efecto teflón que ha poseido hasta el momento hace que Trump pueda lanzar los más incendiarios ataques sin mayores consecuencias y con gran efectividad.

La última tormenta mediática creada por el magnate Newyorkino fue particularmente interesante y podría revelar una inteligencia táctica que hasta ahora ha pasado desapercibida para sus oponentes. En lo que al principio pareció un simple amague, Trump prometió boicotear el último debate entre los candidatos republicanos que tuvo lugar el jueves pasado en Des Moines, Iowa.  La excusa del magnate fue que uno de los moderadores, Megyn Kelly, con quién Trump ha sostenido una pelea durante meses, estaba sesgada en su contra.

Faltar a uno de los debates, es un gesto de gran riesgo y con pocos precedentes. Los debates son el foro principal en el que los candidatos se dan a conocer al público, para muchos  votantes son la única oportunidad para formarse una impresión de los candidatos. Un candidato que se abstiene de un debate puede dar el mensaje de que no le importa la opinión de los votantes. La estrategia tiene precedentes, Reagan y los dos Bush la usaron en su momento, cuando punteaban en las encuestas.

Fue dificil hasta el útimo momento creer que Trump cumpliría con su palabra, el sabotaje implicaria desafiar directamente a Fox news, el canal de noticias más poderoso la televisión Norteamericana y la principal  fuente de noticias para la audiencia de derecha. A fin de cuentas el billonario llevó a cabo el saboteo, dominando el debate en ausencia, al ser “el elefante que no está en el cuarto” en agudas palabras de Megyn Kelly. Durante el debate las ventajas que Trump obtuvo con su plan se hicieron obvias. Su inmediato seguidor, Ted Cruz ,se convirtió por defecto en el blanco primario de los ataques. El debate fue la peor actuación de Cruz hasta el momento y probablemente hundió sus posibilidades en Iowa. Un momento especialmente álgido durante el debate para Cruz y Rubio, los candidatos más cerca a la punta detrás de Trump, se dió cuando los moderadores presentaron un montaje de video mostrando sus cambios de opinión en el tema de la reforma migratoria. Los dos candidatos de origen cubano que afirman oponerse a cualquier forma de amnistía para los emigrantes ilegales fueron puestos en evidencia diciendo exactamente lo contrario. Por supuesto Rubio y Cruz se vieron en apuros para refutar sus propias palabras. El momento fue especialmente amargo para Ted Cruz, ya que el video le dió la oportunidad al Senador Rand Paul para acusarlo de ser falso e hipócrita con un argumento convincente. Un paradójico resultado del debate es que Megyn Kelly, a quien Trump denuncia como su archienemiga en los medios, lo ayudó indirectamente al avergonzar en público a sus más peligrosos oponentes.

Mientras Cruz se defendía en el debate, Trump organizó una marcha simultánea   para recaudar fondos para los veteranos de guerra. En su desfile triunfal incluso participaron los candidatos activos Rick Santorum y Mike Huckabee, los dos últimos ganadores en Iowa y quienes además son populares entre los votantes religiosos, uno de los sectores en los que Trump podría tener problemas.

Las  barbaridades que Trump hace o dice no solamente no lo lastiman sino que parecen hacerlo más fuerte.  Podría ser que hasta el momento la dimensión su sagacidad ha pasado desapercibida detrás de su fachada de racista de derecha. Puede ser, en palabras del superheroe de marras, que todo lo que ha hecho en estos meses haya sido fríamente calculado.

Los frutos de la riesgosa movida del  puntero republicano comenzará a verse hoy en la votación de las asambleas de Iowa.

Anuncios