Predicciones en la mañana del supermartes. Sin todavía conocer los resultados, todas las tendencias presentes permiten predecir quienes serán los candidatos disputando la presidencia: Donald Trump y Hillary Clinton.

 

El camino de Hillary será más sencillo. Tras una convincente victoria en Carolina del sur, donde aplastó a Sanders por más de cincuenta puntos porcentuales, y gozando con el respaldo casi unánime de las élites de su partido, no pasará mucho tiempo antes de que  Bernie Sanders  pierda la posibilidad matemática de obtener una mayoria de los delegados. Algunos analistas creen que la ex-secretaria de Estado le debe estar agradecida a Sanders por crear una narrativa que momentáneamente  desvió la atención de sus  escándalos, especialmente el caso abierto en el FBI sobre su posible uso de computadores privados para archivar secretos de estado.

Para Trump, y con él no podría ser de otro modo, será un camino lleno de dramas y conflictos. Las élites de su partido, que tardaron demasiado en tomarlo en serio y coordinar una estrategia en su contra, deberán enfrentar ahora la amarga realidad de que su candidato más polular es un insurgente indisciplinado, megalómano, impredecible e incontrolable.  Trump supo conectarse con la rabia prevalente en el electorado republicano y con con su hastio y desconfianza hacia el sistema político. Como buen empresario Trump supo vender la idea de que un billonario con ilimitados recursos será honesto y dirá la verdad porque los grupos de interés no pueden comprarlo  (un argumento por demás controvertible). Rubio no se rendirá con facilidad y tendrá el apoyo de su partido para librar una guerra total contra el billonario que agudizará la división al interior del partido.  Mientras que Cruz  intentará presentarse como el único candidato capaz de derrotar a Trump, sabeindo además que si se retira de la contienda la mayoría de sus seguidores escogerán a Trump antes que a un moderado como Rubio.

Los resultados de hoy en las primarias del supermartes pueden acelerar   o demorar el resultado final, pero Hillary y Trump acabarán por encontrarse en noviembre.

 

Anuncios