Un entrada corta para tomar nota de que CNN declaró a Hillary como presunta nominada del partido demócrata. Inconvenientemente para Bernie Sanders, el anuncio toma lugar justo antes de el  premio más grande de las primarias: California,  donde la votación tendrá lugar hoy.  Hillary no podrá celebrar demasiado. Su margen de victoria depende en buena medida de el apoyo de los superdelegados,  quienes en teoría podrían cambiar su apoyo a Sanders en circunstancias extraordinarias. Clinton todavía debe tener pesadillas sobre las primarias del 2008, cuando numerosos superdelegados que la apoyaban, decidieron que Obama sería un mejor candidato para el partido y cambiaron su afiliación.

Otro factor que le impedirá a Hillary celebrar es California. Las encuestas muestran una competencia cerrada. Si Sanders gana el estado aunque sea por un margen ínfimo, tendría una buena justificación para su idea de continuar su candidatura hasta la convención demócrata a fines de Julio. Aunque sin duda Bernie sería derrotado en la convención de Filadelfia, el candidato tendría oportunidad de forzar al partido a incluir una mayor parte de sus ideas en su plataforma.

De imponerse Hillary en el estado del sol, la campaña quijotesca de Sanders tendría poca justificación para continuar. De no retirarse por voluntad propia, el sistema del partido se unificaría alrededor de Hillary exigiéndole claudicar. Cada día que se pierda en preparar una campaña  contra Trump como un partido unificado es irreemplazable.

Anuncios