Finalmente, tras una campaña que pareció durar 40 años,  llegamos al día de las elecciones. Las predicciones apuntan a una victoria de Hillary Clinton.  Aunque Trump recortó la ventaja de la candidata demócrata en la semana que culminó con la explosiva carta del director del FBI; en los últimos días los sondeos se han movido a favor de  Clinton, quien termina con una ventaja de alrededor de tres puntos porcentuales a nivel nacional, la diferencia se aprecia en las líneas sólidas en el gráfico.

realclearpolitics_-_presidential_election_-_comparing_2016_vs-_2012_vs-_2008_vs-_2004_-_2016-11-08_08-55-46
Promedio en las encuestas durante las dos semanas previas a las elecciones en el 2016 (Clinton vs Trump) y el 2012 (Obama vs Romney)

En este punto en el 2012 la ventaja de Obama sobre Romney  (líneas puntuadas) era de menos de un punto porcentual.  A nivel de los estados, que son lo que en realidad importan a la hora de elegir al presidente, la mayoría de los estados disputados muestran una leve ventaja para Clinton, esta ventaja todavía se encuentra dentro del margen de error de 3% en las encuestas, por eso, una victoria sorpresiva de Trump, aunque improbable, no puede darse por descontada. Las encuestas a nivel estatal tienden a reaccionar de un modo más lento que las encuestas nacionales y parecería que después de un par de buenas semanas para Trump (la caida de Clinton el día ocho en el gráfico coincide con la carta de el FBI), estados como Florida, New Hampshire, y Carolina del Norte de mueven de nuevo en la dirección de Clinton. Los datos de los votantes tempranos indican  que la retórica de Donald Trump podría haber motivado una mayor participación la  minoría hispana, un fenómeno que podría darle a la candidata demócrata la victoria en estados vitales como Nevada y Florida.

El cambio en las encuestas podría reflejar la organización y los recursos vastamente superiores de la campaña Clinton. En la recta final la demócrata dispuso de una notable ventaja económica y de un grupo de figuras de primera línea haciendo campaña en su nombre, empezando por el presidente Obama y su esposa, quienes  han tratado de movilizar a  la comunidad afroamericana que fue clave en las dos elecciones previas. La campaña de Clinton se ha organizado durante meses a nivel estatal preparándose para la fase definitiva de la campaña, el registro de los votantes (GOTV por sus siglas en inglés). Clinton creó una red con decenas de miles de voluntarios tocando puertas, haciendo llamadas y movilizando votantes  alrededor del país.  Trump, en cambio,  nunca apreció la utilidad de trabajar al nivel micro en los estados creando oficinas y registrando votantes.

En una nueva sorpresa  de última hora, el director del FBI absolvió -de nuevo-  a Clinton en el escándalo de los emails. Al parecer hay una revuelta al interior de el organismo investigativo por parte de agentes que intentan ayudar a la campaña de Trump. La inoportuna carta de Comey hace nueve dias fue un intento  por salirle al paso a una serie de filtraciones con información en contra de Clinton que sus agentes orquestaban. Aunque haya tenido buena fe,  Comey deberá responder en el futuro por una intervención que podría haber cambiado el curso de las elecciones.

Los votantes tienen la palabra, en sus manos estará, evitar el apocalipsis en el que todos pereceremos.

the_republican-friendly_case_against_trump_-_2016-11-08_09-26-30
Medidor del apocalipsis de acuerdo a slate.com, cuatro jinetes de representan una victoria del candidato republicano y el probable fin de la  civilización que conocemos.
Anuncios