-Solo sé que nada sé-

                                                                                                                                               Sócrates

Después de un año de aguda sobredosis mediática, no he leído una columna de opinión durante meses. Igual que la gran mayoría de los analistas serios, entre los que no me cuento, creí el triunfo de Hillary Clinton como algo seguro. Y ahora estamos aquí en la era de Trump quien podría simplemente ser un mal presidente,  pero quién también podría significar el fin de los tiempos. Amanecerá (o no) y veremos. De ahora en adelante intentaré mantener una actitud socrática considerando la posibilidad de que vivo en un universo diferente a el de aquellos que eligieron al nuevo presidente estadounidense. Al triunfador el botín.

Retomo el cubrimiento de las vicisitudes imperiales especulando sobre los principales responsables por la elección del presidente número 45,  el equipo que contribuyó directa o indirectamente en el golpe político del siglo. El ranking va desde la mayor a la menor importancia  de los actores.

La arquitecta: Kelly Ann Conway

gettyimages-621735476-640x480

Kelly Ann Conway  es la creadora de la versión 2.0 de Trump un candidato que hizo justo lo mínimo como para aparentar ser un político normal.  Encuestadora de profesión, Conway entendió que su candidato tendría que reducir la dimensión de sus escándalos para tener un chance de ganar. Fue la influencia de Conway la que que llevó al Trump a conducir operaciones de fotográficas  como asistir a la parroquia de una comunidad negra, o tomarse una fotografía con el presidente mexicano. Trump 2.0 aprendió a ser disciplinado leyendo desde el telepromter, y enfatizó un mensaje de proteccionismo económico que a la larga fue más claro y efectivo que el mensaje de su oponente. A  Conway también se le atribuye haber secuestrado la cuenta de Twitter de Trump en los últimos días antes de a las elecciones para no permitir que el iracundo presidente electo se  despotricara contra un enemigo por este medio, tal y como todavía acostumbra a hacerlo casi a diario. Trump 2.0  no convenció a muchos  demócratas,  pero fue suficiente  para consolidar a  los republicanos reticentes.  En palabras de el programa satírico por excelencia Saturday Night Live, Kelly Ann fue la maestra ilusionista de la campaña y su nombre estará  asociado al de  Trump por el resto de la historia.

La sorpresa de última hora: James Comey, director del FBI

jamescomey_070815fr

En una elección tan cerrada, siempre existió el riesgo de una sorpresa de último momento rompiendo el equilibrio de la balanza.  Quizás James Comey  no planeó favorecer a Trump con su sorpresa de último minuto en el día de las brujas, pero el efecto de su declaración  fue determinante.  Un periodista del Washington Post comparó ésta competencia entre dos candidatos impopulares con un escape en el patio de una prisión al estilo de las películas en donde los prófugos intentan ocultarse de la luz de un reflector que los busca en el patio del panóptico. Cuando el reflector de los medios se enfocó en uno de los candidatos  lo hizo en general para resaltar sus defectos y escándalos.  Cuando parecía que la atención enfocada en Trump y su historia de abusos sexuales sería el acabose para el candidato, Comey vino al rescate con el  escándalo refrito de los emails de Clinton anunciando nueva evidencia que el mismo determinaría como irrelevante una semana después.  El daño ya estaba hecho, el reflector de los medios se centró con fuerza en Clinton y le permitió a Trump, en su versión mejorada, pasar de agache en la recta final.

Muchos creen que Comey actuó de buena fe y fue presionado por un grupo de sus propios agentes que amenazaron con filtrar detalles de la investigación a los medios. Si su intención fue prevenir un efecto dañino de las filtraciones, el efecto de su intervención fue completamente opuesto.

Los aguafiestas: Jill Stein y Gary Johnson

stein-johsnon

Los dos candidatos independientes se beneficiaron de la falta de popularidad de  de los candidatos principales. Usando de nuevo la metáfora de el escape de  prisión, Stein y Johnson tuvieron la ventaja de  nunca tener demasiada atención (negativa) por parte de los medios. El momento que los votantes atentos recordarán sobre Gary Johson, candidato del partido libertario que aboga por restringir la intervención del gobierno en los asuntos de los cuidadanos privados,  se dio cuando durante una entrevista respondió, y qué es Alepo? ante una pregunta sobre la crisis de refugiados en esta cuidad Siria. La respuesta resaltó una marcada falta de interés del candidato en la política internacional.   Los votos de los libertarios, sin embargo,  tienden a estar más en el lado republicano del espectro político, probablemente Jhonson tomó más votos de Trump que de Clinton.   Aunque Jill Stein, candidata del partido verde, nunca tuvo un momento destacado en los medios, su papel en el resultado final podría ser  más importante. Tres estados que en teoría hacían parte de una “muralla” que protegía  a los Demócratas sellaron el destino de Hillary Clinton: Michigan, Wisconsin y Pensilvania.   En el escenario teórico de que la  inmensa  mayoría de los votos de Stein hubieran ido para Clinton, la muralla azul podría haber sobrevivido. Las diferencias en la votación en estos tres estados muestran que las elecciones se definieron por un margen muy cercano

Michigan ( 16 votos electorales)  Diferencia   Trump-Clinton:      10,704,  Stein:       51,463;
Wisconsin ( 10 votos electorales ) Diferencia   Trump-Clinton:     22,781,    Stein:       30,934;
Pennsylvania (20  votos electorales)  Diferencia   Trump-Clinton: 67,295, Stein:      46,912

En dos de los tres estados los votos de Stein habrían sido suficientes para cambiar el resultado a favor de Clinton, sin embargo en Pennsylvania, el mayor de los tres estados, sus votos no habrían sido suficientes. Los resultados en la caída de la muralla azul, probablemente responden en mayor medida a el poco entusiasmo por  la candidata y a la baja participación de sus copartidarios, especialmente después de la inoportuna resurrección de el escándalo sobre sus correos electrónicos. Al mismo tiempo  Donald Trump tuvo un mensaje más claro para esta región, prometiendo regresar los puestos de trabajo perdidos por la globalización y los tratados de libre comercio.  Sin embargo, Stein puede haber tenido también un papel en la derrota de Clinton al ofrecerle una alternativa a los votantes inconformes. Quizás la seguidora más visible de Stein fue  la actriz Susan Sarandón, quién en algún momento especuló que Donald Trump podría revolucionar el sistema, la actriz, famosa por un papel en el que las protagonistas saltan a un precipicio, debe estar satisfecha con el cambio por venir.

Detrás de bambalinas: Steve Bannon

Image result for bannon time

Steve Bannon, el consejero más cercano a Donald Trump, siempre ha mantenido un bajo perfil en los medios por buenas razones.  Si Conway representa un intento por mejorar la imagen de Trump y ampliar su encanto, Bannon se especializa en las artes oscuras del ataque y la conspiración. Bannon es una de los creadores de Breibart News, un agregador de noticias especializado en teorías conspiratorias que regularmente incluyen una buena dosis de racismo, sexismo e intolerancia.   La visión conspiratoria del mundo creada por Breibart fue  un espacio natural para Trump, quien se hizo visible con declaraciones  al estilo de “los inmigrantes mexicanos son violadores y traficantes de drogas“, que podrían ser  tomadas directamente de los titulares de Breibart.  Mientras Conway crea una versión ficiticia de Trump, Bannon se encargó de reforzar las tendencias naturales del candidato.  Lineas de ataque como aquella en la que Trump acusó al padre de Ted Cruz de participar en el asesinato de JFK, son clásico material al estilo de Breibart. También podría especularse, que la perturbadoramente efectiva capacidad  de Trump para apropiarse de los ataques en su contra y volverlos en contra de sus enemigos (Ted el “mentiroso” vivirá en los anales de la infamia) ha sudo fruto de las enseñanzas de Bannon.

El promotor: Matt Drudge

Image result for matt drudge

Muchos consideran a Matt Drudge y su sitio agregador de noticias con un sesgo político de derecha, como el sitio web mas influyentes en la prensa norteamericana. Gracias a su asombrosa intuición, es rutina que los titulares de la mañana en Drudge estén en la tarde en Fox y CNN. Meses antes de que le escenario fuera considerado posible por los medios y analistas, Drudge anticipó que Trump sería el candidato republicano, y promovió en múltiples titulares la futura contienda Trump-Clinton. Drudge saltó a la fama con los escándalos de la presidencia de Bill Clinton  en los noventas y siempre tuvo a Hillary en la mira como su archienemiga. Las recientes elecciones representaron una oportunidad para refrescar todos los pasados escándalos de los Clinton y para crear las más a absurdas líneas de ataque en contra de la candidata. El triunfo de Trump  debe  ser considerado por Drudge como la cúspide de su carrera.

Mención de honor: Vladimir Putin

Image result for putin

La intervención Rusa no tuvo un mayor efecto en el resultado final. La filtración de rumores e información incómoda para la camapaña Clinton via wikileaks creó molestias constantes, pero nunca contuvo información realmente comprometedora. La guerra informativa patrocinada por el Kremlin podría compararse con una  operación avispa con pequeños ataques diseñados para entorpecer los movimientos del enemigo sin llegar nunca a lastimarlo seriamente. Con el mismo rasero,  las declaraciones del director del FBI  en el peor momento posible podrían compararse con una puñalada en la espalda.

A pesar de que el limitado efecto ruso en  el resultado de las elecciones, este aspecto tiene el potencial de convertirse  en una mina de oro política para la oposición demócrata. Los senadores de ese partido ya hacen llamados por a una investigación  sobre las relaciones entre Putin y el presidente y uno de las primeros dramas de la presiencia Trump fue creado por un informe de inteligencia  detallando la información con la que el Kremlin podría chantajear a Donad Trump.

Anuncios